Sociedad

El ciberbullying creció un 33% durante la cuarentena

Leer más: El ciberbullying creció un 33% durante la cuarentena

Así lo revela un informe de la ONG Bullying Sin Fronteras, y se manifiesta mayormente en los chicos de entre 6 y 12 años. Aconsejan a padres "estar atentos a algunas señales de alerta".

El ciberbullying creció un 33 por ciento desde que comenzó la cuarentena por la pandemia del coronavirus, por lo que psicólogos sostuvieron que esto se debe a que los propios acosadores están sufriendo "algún tipo de violencia" desde la intimidad de sus casas.

El dato fue dado a conocer por la ONG "Bullying Sin Fronteras", la cual precisó que este crecimiento en los casos de acoso electrónico se acentuó aún más en los chicos de entre 6 y 12 años, quienes son un "sector muy vulnerable".

"La forma más habitual de agresión online es el envío de mensajes desagradables, lo que ha vuelto a poner a las nuevas tecnologías en el punto de mira, sobre todo durante esta cuarentena en la que los niños y adolescentes están pasando más tiempo frente a las pantallas de su PC, telefónos inteligentes y tablets", precisó el informe.

Al respecto, el relevamiento destacó que los padres son "fundamentales a la hora de parar el acoso" y que deben "estar atentos a algunas señales de alerta" como "continuos dolores de cabeza o de estómago; tristeza, retraimiento y silencios prolongados; alteraciones del sueño e irritabilidad; y casos en los que los jóvenes están muy pendientes de lo que ocurre en el espacio digital".

Para la psicóloga Débora Blanca (MN 23548), este crecimiento en los casos de ciberbullying son parte de "cómo se está viviendo el encierro, aunque antes del aislamiento esas personas ya eran acosadores probablemente, porque no cualquiera lo hace". "Puede pasar que ya acosaban previamente a la cuarentena o si no lo hacían antes ya estaba la semilla dentro y ahora lo hacen de forma virtual", precisó.

En diálogo con Diario Popular, Blanca afirmó que es muy probable que los acosadores estén siendo acosados en simultáneo y "no necesariamente por sus pares, pero puede ser por parte de otras figuras como sus padres", es decir que "algún tipo de violencia deben estar sufriendo".

"Estos chicos crecen dentro de una casa con una familia, entonces los padres, maestros, directores de las instituciones y hasta los propios políticos que nos representan tenemos que hacernos responsables de cuando hay ciertos padecimientos en los chicos y se ponen violentos y acosan, porque de algún lado lo sacan, nadie nace así, ya sea porque los padres miran para el costado y son indiferentes a lo que les sucede; y por un montón de situaciones que, quizás, los chicos sufren y no las cuentan", explayó.

Por otro lado, Javier Miglino, fundador de la citada ONG, explicó que "sufrir acoso escolar y cibernético es una situación de sufrimiento, desasosiego, y angustia", en tanto que indicó que "como los niños y los adolescentes tienen sus propios códigos de comportamiento, no siempre resulta sencillo enterarse de la situación de hostigamiento, lo que en general hace que, cuando los padres toman nota de la situación, la víctima ya ha padecido un auténtico calvario".

"Para poder detectar a tiempo este tipo de conductas es fundamental que los padres generen confianza o complicidad con la vida digital de sus hijos. Es fundamental conocer cómo se manejan las redes sociales de Twitter, Facebook, Whatsapp, Instagram y YouTube, porque de esa manera los chicos podrán mostrar de inmediato a sus padres que están padeciendo y éstos podrán denunciar la situación a las autoridades policiales y judiciales del lugar e incluso comunicarse con Bullying Sin Fronteras", añadió.

Bajo esta línea, Miglino concluyó: "Los padres deben saber que los más jóvenes tienen derecho a su privacidad, y si ellos intuyen o descubren que los están vigilando, se perderá una oportunidad de oro para cuidarlos. Con los más pequeños es importante estar presentes en su primera experiencia online, por ejemplo, jugando con ellos. Así, les podremos enseñar cómo manejar de forma correcta la red y sentar esas bases de confianza".

Desde UKRA advierten que la ausencia de cigarrillos podría fundir a los quioscos

Leer más: Desde UKRA advierten que la ausencia de cigarrillos podría fundir a los quioscos

El presidente de la Unión Kiosqueros de la República Argentina (UKRA), Adrián Palacios, indicó que el desabastecimiento de tabaco y cigarrillos «golpeó duro» al sector, en donde la caída de las ventas cayó hasta un 70%, en tanto que alertó que el 10% de los kioscos no pudieron volver a funcionar por los altos costos de los alquileres, servicios e impuestos.

«La situación es crítica como en todos los comercios de cercanía, como las panaderías, carnicerías y demás. Estamos todos en la misma crisis ya que han bajado las ventas en nuestro sector por la falta de personas circulando en las ciudades», sostuvo Palacios.

Y continuó: «A esto se suma el desabastecimiento de productos esenciales como el tabaco, lo que conlleva a que el consumidor venga al kiosco para comprar ese producto y, al ver que no está, no se lleva otros extras, como las gaseosas, caramelos, alfajores, entre otros, lo que genera una caída importante de entre un 45 y 70 por ciento de las ventas en lo que es el microcentro y macrocentro de cada ciudad y pueblo».

Según indicó, los cigarrillos son fundamentales en cuanto a los comercios situados en el microcentro de las ciudades, puesto que estos se dedican casi de forma «exclusiva» a su comercialización. Por ese motivo, insistió, estos son los más afectados.

«Está golpeando fuerte en estos días la no comercialización de cigarrillos. Esperamos que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, autorice a las empresas distribuidores y fabricantes de cigarrillos para comenzar a trabajar y mantener los gastos fijos de los kiosqueros y distribuidores, que son los intermediarios con las fábricas», afirmó.

No obstante, el impacto en los comercios barriales es distinto. «Los comercios que están en la periferia y barrios, al poder incorporar productos de la canasta básica, de higiene personal y sanitarios, pudieron tener una reactivación económica que ha generado, además, un vínculo más cercano con el vecino», explicó.

 

CONTRABANDO

Horas después de que la Policía de la Ciudad detuviera a un hombre de 25 años que llevaba casi 12 mil atados de cigarrillos de contrabando con un valor cercano al millón de pesos, en el barrio de Parque Avellaneda, la preocupación creció en el sector.

Palacios aseveró que «el tráfico ilegal de cigarrillos en nuestro país se fue suscitando y ahora retoma el auge cuando hay faltantes y no hay producción».

«Siempre recomendamos a los kiosqueros y a la sociedad que no compren ni consuman estos productos porque son de dudosa procedencia y no sabemos de qué están hechos o si directamente son nocivos para la salud», agregó.

Por otro lado, respecto a la crisis que vive el sector, explayó: «Tenemos 100 mil kioscos habilitados a nivel nacional. A partir del anuncio del aislamiento obligatorio, alrededor de 40 mil cerraron sus puertas porque no había circulación de gente. Hace unos diez días aproximadamente, retomaron su actividad comercial y estimamos que unos 10 mil kiosqueros no pudieron sostener el alquiler y las tarifas de los servicios e impuestos».

«Nos han llegado la factura de luz del mes de marzo, así como la de abril, con los mismos montos que en enero y febrero, de entre 20 y 35 mil pesos. La gran mayoría de los kioscos, casi el 40%, estuvieron 30 días cerrados en el microcentro de cada ciudad, sin consumo de energía, y les llegó una factura 20 mil pesos», añadió.

Por este motivo, Palacios mostró su preocupación y rememoró que le solicitó al Ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, que articule «las medidas necesarias para que se descuente un 30% de las facturas de marzo, abril y mayo».

Por el coronavirus, se agotó el stock de cigarrillos en el país

Leer más: Por el coronavirus, se agotó el stock de cigarrillos en el país

La Cámara de la industria del Tabaco informó que ya no puede abastecer la demanda y pidió la reapertura de las fábricas que se encuentran paralizadas por el aislamiento obligatorio dispuesto por el gobierno para frenar la pandemia.

La Cámara de la industria del Tabaco (CIT) le notificó al Gobierno que “luego de más de 20 días de tener las plantas paradas”, las empresas “ya no cuentan con stocks para abastecer la demanda” de cigarrillos de los canales de distribución y pidió que las fábricas reanuden su producción “de inmediato”.

 

La entidad sostuvo que el faltante de cigarrillos está perjudicando a la cadena de valor del tabaco en su conjunto, “pero también está afectando negativamente al Estado nacional, a los estados provinciales, y por supuesto, a los consumidores”.

“Debido a la carga impositiva que pesa sobre los cigarrillos – casi un 80% del precio de venta al público- la fabricación y salida de fábrica de nuestros productos implican un aporte fundamental en materia de impuestos.

Sólo en 2019, el sector aportó más de 100.000 millones de pesos en concepto de Adicional de Emergencia, Fondo Especial del Tabaco (FET), Impuestos Internos, IVA e Ingresos Brutos. Cada día en que los cigarrillos no salen de las fábricas industriales, a nivel nacional dejan de ingresar $700 millones de pesos en impuestos”, remarcaron.

Desde la Cámara aseguraron que el desabastecimiento de cigarrillos en los negocios de cercanía “atenta contra el objetivo deseado de aislamiento social” porque “fomenta la circulación de 8 millones de fumadores por distintos kioscos del país en busca de cigarrillos”.

“La comercialización de cigarrillos es dinamizante para la actividad, ya que es un producto de alta rotación y que atrae a otras ventas en los 100.000 puntos de venta del país, 40.000 de ellos en el AMBA. Habitualmente, el 50% del ingreso de estos kioscos proviene de la venta cigarrillos, y desde el inicio de la cuarentena, ese porcentaje inclusive se ha acentuado, llegando al 80%: de prolongarse estas medidas, sin dudas muchos de ellos se verán forzados a cerrar”, argumentaron.

“La CIT ha desarrollado un protocolo con las medidas de seguridad e higiene que deben contemplarse para proteger la salud de los trabajadores y las trabajadoras de nuestra industria. Por supuesto, estaríamos dispuestos a incluir cualquier mecanismo extra de seguridad e higiene en caso de que fuera necesario”, apuntaron.

Nuestras Redes Sociales

Nuestras Redes