El Calafate: Despidieron al director del hospital por autorizar la vacunación del intendente, su esposa y el chofer oficial

El Calafate: Despidieron al director del hospital por autorizar la vacunación del intendente, su esposa y el chofer oficial

El intendente Federico Bodlovic quedó en el centro de la polémica tras recibir la vacuna rusa junto a su mujer, la jueza de Paz Bernardita Manucci, y otros funcionarios municipales.

Tras las irregularidades en el programa de vacunación en la localidad de Comandante Luis Piedrabuena, el gobierno anunció el día martes que apartó del cargo al director del hospital, Mario Tripputi, en tanto que confirmó que su par del hospital de Gregores, Enrique Ferragut, presentó la renuncia. En ambos casos se les inició sumario por haber trasgredido el plan de vacunación.

En una asamblea con trabajadores de la salud que reclamaban que las vacunas no les habían llegado a ellos, Tripputi reconoció que autorizó la vacunación del intendente, su esposa y el chofer oficial y también miembros del Comité de Emergencia local.

En la tarde de ayer hubo una movilización de vecinos de Piedrabuena pidiendo la renuncia de los funcionarios implicados, inédito para una localidad que en general no suele movilizarse contra el poder local que ejerce el kirchnerismo hace más de dos décadas.

Por su parte, el ministerio de Salud informó que se está avanzando en la investigación “vinculada a irregularidades en el Plan de Vacunación basado en protocolos establecidos por Nación y dados a conocer oportunamente por el gobierno de Santa Cruz”, a la vez que que recordó que en diciembre puso en marcha un protocolo de vacunación “que prioriza al personal sanitario cuyo número es de aproximadamente ocho mil personas”.

Pese a ello, en ambas localidades los directores de los hospitales vacunaron por fuera del protocolo establecido. El director del hospital de Gobernador Gregores, Enrique Ferragut, presentó su renuncia al cargo luego de que se conociera que optó por vacunar a residentes del asilo de ancianos, en tanto trascendió que podría haber funcionarios públicos que también recibieron la vacuna.

El ministerio de Salud comunicó que el hecho de haber renunciado “no lo exime de la investigación en curso” y afirmaron que los directores fueron apartados del cargo en forma preventiva por incumplir los protocolos de un programa de vacunación que por estas horas debe continuar a partir de las nuevas dosis por llegar.

«Desde el Ministerio de Salud y Ambiente se quiere dejar en claro que las autoridades han iniciado el proceso de instrucción sumarial en ambos nosocomios, lo cual implica preventivamente la separación del cargo de los responsables de incumplir con su tarea según protocolos establecidos por la autoridad sanitaria provincial».

Según el plan de vacunación, “la prioridad la tiene el personal de salud -del sistema público y privado- y avanza en la medida que se reciben las dosis”, reiteraron las autoridades en el comunicado. Laura Beveraggi, subsecretaria en Acceso y Equidad de Salud del ministerio, quien investiga lo ocurrido, afirmó: “Es desacertado manipular este insumo con una epidemiología local, tratando de torcer los principios de la vacunación. Me parece hasta provocador para la población”.

En la investigación se revisarán los carnets de vacunación y las planillas del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina, SISA, donde se registra quién recibió la dosis.

Mientras tanto, hubo una movilización de vecinos de Piedrabuena pidiendo la renuncia de los funcionarios implicados, y fue encabezada por los trabajadores administrativos del Hospital que no recibieron la vacuna.

Su protesta derivó en que trascendiera que la vacuna llegó a personas que no estaban en la lista de personal de salud prioritario. En la marcha la población llegó hasta la puerta del edificio municipal, pegó letreros con el pedido de “renuncia” a las autoridades y luego continuó la marcha hasta la casa del intendente.

La vacunación fuera del plan estratégico ocurrió la semana pasada, pero recién trascendió cuando los trabajadores administrativos del Hospital Distrital “Armando Zamudio” decidieron realizar una medida de fuerza por considerar que no fueron tenidos en cuenta pese a estar en un área de riesgo permanente. La situación tomó estado público cuando trascendieron tres audios de una asamblea donde los trabajadores pedían explicaciones al director del hospital.

Fuente: La Nación