La variante Delta golpea a buena parte de España

La variante Delta golpea a buena parte de España

La quinta ola de COVID-19 se extiende entre los jóvenes y alerta a toda Europa. Concentra cuatro de cada diez nuevos contagios en el continente.

La quinta ola, al menos entre los jóvenes, ya es un hecho en España. La situación epidémica ha provocado que algunas comunidades autónomas estén regresando a imponer medidas de restricciones que permitan frenar la velocidad de reproducción de los nuevos contagios. Valencia lo hizo este mismo jueves, con un límite horario de las 0:30 para el ocio nocturno.

El Ministerio de Sanidad notificó ayer 17.384 nuevos contagios y 17 fallecidos en todo el país. La incidencia acumulada sube 27 puntos hasta los 252 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Sin embargo, la atención está puesta entre los jóvenes. Entre los 20 y 29 años la incidencia se dispara 96 puntos hasta los 814 casos. Esto contrasta con las cifras de fallecidos: en ocho comunidades autónomas no se contabilizaron muertos por coronavirus en una semana.

Una situación diferente

La variante Delta, que se expande con rapidez en todo el mundo, ya es dominante en varias comunidades españolas. Hasta un 60% más contagioso, este linaje avanza de forma desigual en las comunidades, pero ya es mayoritario en, al menos, Madrid, Cataluña, la comunidad de Valencia y Navarra.

El último informe de Sanidad cifra su presencia en torno al 11% de los casos, aunque las autoridades sostienen, que repitiendo el cuadro mundial, la reproducción del virus sería mayor, además de ser ya preponderante frente a la variante Alfa, originada en Reino Unido.

No obstante, mientras las infecciones crecen exponencialmente, la situación hospitalaria y los cuadros graves no siguen la misma curva. En el caso de Madrid, incluso, no ha registrado ninguna muerte por coronavirus por primera vez en un año.

En el diario de la Consejería de Sanidad de la capital española, el 28 de julio de 2020 no se registraron fallecidos. Era la primera vez que ocurría tras el paso de la primera ola del Covid 19, que dejaba 15.198 muertes. Desde entonces, en Madrid han fallecido 9.120 personas más. Este miércoles, 7 de julio, casi un año después, ese 0 ha vuelto a repetirse en el informe de la Comunidad.

La diferencia, entre el primer brote y este nuevo, es notoria. Si el confinamiento total produjo ese número el año pasado, los datos de los fallecidos ahora estarían vinculados a la campaña de vacunación. En Madrid, y aunque sea la autonomía que mas dosis recibe,, es la que menos dosis administra sobre las que recibe (81,7%).

Temporada de verano

El sector en alerta nuevamente es el del turismo y el entretenimiento. En Cataluña, el regreso de las restricciones en Barcelona, a partir del viernes, se sumará en el sector del ocio nocturno la imposibilidad de abrir los espacios interiores durante 15 días.

La preocupación, tanto en Madrid como en Barcelona, ha hecho que si bien las personas no estén obligadas a circular con máscaras o tapabocas por las calles o espacios abiertos, la generalización de su uso continúa como barrera frente a la propagación. Los controles en restaurantes, bares y hoteles, comienzan a ser más estrictos ante el temor al regreso de los cierres o medidas más duras.

Un responsable de un hotel de la zona la Barceloneta, en la capital catalana, explicó que volverán a incluir el control de la temperatura entre los huéspedes por “temor de contagios y cierres”

Pero no solo en Cataluña llegan las limitaciones. En Galicia será necesario presentar una PCR negativa de un máximo de 48 horas, en todas sus localidades actualmente en riesgo medio. Cantabria también sumará a varios municipios a las medidas de cierre y en Navarra se restaura un toque de queda desde pasada medianoche.

Con el foco puesto en la virulencia entre los jóvenes, los “botellones”, para los españoles la forma de referirse a las reuniones masivas de jóvenes en espacios abiertos, y donde se combinan música, baile y consumo de alcohol, empiezan a ser perseguidos y prohibidos por las autoridades.

Testeos selectivos y rastreo

El Gobierno de presidente, Pedro Sánchez, no quiere aprobar medidas extraordinarias para luchar contra la quinta ola del coronavirus, con datos alarmantes en las últimas semanas.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha transmitido a los responsables autonómicos en el marco de una reunión interterritorial , que ya existen medidas para no llegar a utilizar otras más restrictivas como las que se plantean.

Darias ha insistido en reforzar la localización de los casos y ha puesto a disposición de las comunidades cinco millones de test de antígenos para hacer cribados selectivos y a los rastreadores del Ejército para localizar contactos de positivos.

Las autoridades españolas no quieren los títulos periodísticos sobre una “quinta ola”. Por eso se refieren a que la mayoría de las infecciones recientes se remontan a las fiestas entre los jóvenes. Con una dinámica social activa, y aun sin ser alcanzados por un plan completo de vacunación, insisten que podrán controlarse y hay un espacio para el turismo y la convivencia con el rebrote. La situación hospitalaria, los bajos casos graves, lo reflejan.

Advertencias desde Europa

El secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clement Beaune, aconsejo esta mañana a un medio francés, que la ciudadanía evite viajar a España y a Portugal durante las vacaciones, debido al riesgo que supone la transmisión de la variante delta del coronavirus, registrada inicialmente en la India.

“Para aquellos que aún no han reservado sus vacaciones, eviten España y Portugal”, dice Clément Beaune . “No excluimos ninguna pista, pero la variante Delta está en todas partes de Europa. Estamos monitoreando particularmente la situación en países donde el brote es muy rápido, incluidos Portugal y Cataluña “.

En los próximos días se podrían tomar “medidas reforzadas” sobre estos destinos, advirtió el funcionario.